Pedro Chaskel, premio a la trayectoria

http://www.latercera.cl

La premiación del cine chileno vio a la cinta de Andrés Wood dominar la noche con seis galardones, incluyendo mejor película y dirección. Tony Manero debió conformarse con tres, mientras que una ovación recibió a Pedro Chaskel, premio a la trayectoria.

Era una lucha a dos bandas entre La buena vida y Tony Manero, las dos películas chilenas con más visibilidad en el 2008. Y si bien llegaban en una reñida disputa (con once y diez nominaciones respectivamente), la cinta de Andrés Wood se convirtió en la gran ganadora de los premios Pedro Sienna al obtener seis premios, entre ellos mejor largometraje y dirección.

Pese a la ausencia de su director, el filme de Wood retumbó fuerte en el renovado Teatro Huemul, un pequeño y precioso recinto que sirvió de escenario para una ceremonia sobria y que trató de emular a las glamorosas premiaciones internacionales: hasta los vecinos del barrio sirvieron de improvisados fans para las estrellas que estaban invitadas.

La cinta de Wood logró además el reconocimiento para su actriz protagónica, Aline Kuppenheim, más guión, montaje y música original. Tony Manero en tanto, que llegaba con fuerza a la premiación, sólo obtuvo el galardón para Alfredo Castro como mejor actor protagónico, además de diseño de vestuario y maquillaje.

Un resumen algo exiguo para los créditos internacionales con que se presentaba. Conducida por una siempre espontánea Javiera Contador, la ceremonia tuvo la presencia de la cantante Francisca Valenzuela, quien amenizó con su piano en ciertos pasajes de la premiación.

Y si bien, el énfasis estuvo puesto en darle todo el realce posible, quien tuvo el mayor tratamiento de estrella fue irónicamente la ministra de Cultura Paulina Urrutia, quien a su entrada al teatro fue detenida espontáneamente con abrazos, autográfos y las fotos de los vecinos, cuan rostro de teleserie.

Ya en la ceremonia, Urrutia hizo subir al escenario a los consejeros del audiovisual enfatizando en su sacrificio y diversidad, mandando un recado a los críticos de la “institucionalidad cultural”: “para que no cualquiera diga que se hacen fondos concursables y se entregan por cuoteos políticos“, dijo.

El momento reservado a la ovación fue el premio a la destacada trayectoria 2009, el que recayó en el legendario montajista y documentalista Pedro Chaskel, hombre clave en títulos como El Chacal de Nahueltoro y La Batalla de Chile, entre otras cintas.

Con humildad prusiana, Chaskel agradeció el premio y dijo que “he logrado pagar una parte de la deuda que tengo con este país”, en relación a sus orígenes como refugiado que aterrizó en Chile huyendo con su familia del nazismo.

En otrs premios, destacó el recibido a la fotografía de la cinta El cielo, la tierra, la lluvia, obra de Inti Briones, el de documental, por La Revolución de los pinguinos, de Jaime Díaz Lavanchy, y los galardones a mejor actuación secundaria, que recayó en María Izquierdo por su tenso trabajo en Matar a todos, y Jaime Vadell por El regalo.

El toque farandulero lo puso el ex notero de CQC Fernando Lasalvia, quien ganó como mejor cortometraje de ficción por Edgar, quien dijo que pese a que es un cineasta desde hace algunos años, aún debe cargar con la “sombra” de su pasado televisivo.

Anuncios

Acerca de Cineteca Universidad de Chile

Nos gusta el cine y la historia
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s